Ir al contenido principal




¡Fuera Macri- Bullrich y su plan de hambre y represión! ¡Activar la solidaridad, exigir la huelga general!

WP-01.png

¿No habrá llegado la hora de decir basta?


Prometieron transparencia. Hablaron de trabajo genuino para todos. De unión de todos contra la grieta. De tolerancia y de paz social. De la buena energía y de la revolución de la alegría.


Nos dejaron los negocios sucios de los Niembro, Calcaterra, Caputo y del mismísimo presidente “off shore”. Centenares de miles de despedidos, precarizados y el techo salarial. La estampida del dólar, la inflación y el ajuste brutales. La persecución –en ocasiones seguidas de muerte– contra los hermanos mapuches, los inmigrantes africanos y de otras regiones. Por lo tanto, el cierre de trece ministerios es una medida formal que en nada revertirá la crisis brutal a que este gobierno ha llevado a la inmensa mayoría de nuestra gente. Se trata de un simple cambio de casilleros entre los mismos demócratas totalitarios que nos han arrastrado a este desastre.


En el ADN del sistema democrático están la intolerancia, el terror y la muerte. Así lo testimonian las decenas de asesinados en el 2001 por gritar ¡Qué se vayan todos, que no quede ni uno solo!, pasando por los hermanos bolivianos fusilados en el Parque Indoamericano en 2010, hasta llegar a Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. Estos últimos se encontrarían entre nosotros de no ser por responsabilidad directa de Patricia Bullrich, ministra de la impunidad, uno de los pilares de este régimen de hambre y represión. Las instituciones de la política democrática la han mantenido en funciones dejando en claro de qué lado están. Del lado de la negativa al aborto legal y gratuito, del decreto antiinmigratorio 70/2017, de las insultantes sumas ofrecidas a los docentes universitarios, de la aplicación de hecho de la doctrina Chocobar y del protocolo anti-tomas. Están del lado de los intereses del FMI y de los monopolistas salvajes locales, o sea de la infelicidad y la bronca contenida que reina entre las personas comunes.


Nunca como antes las condiciones de existencia oprobiosas a las que someten a las mayorías han contradicho tanto a las mejores esencias humanas que, sin embargo, no terminan de prevalecer porque, incluso de las mejores personas, renacen aspiraciones que son propias de los enemigos. Podemos proponernos aprender del protagonismo solidario de tantas mujeres por su libertad, afrontando a su vez los venenos ideológicos que el patriarcado está inoculando en su propio movimiento, como la idea de que “no existen géneros” o que la “prostitución es un trabajo”. Podemos activar la empatía con nuestros hermanos senegaleses, cuyas viviendas y pertenencias son sistemáticamente saqueadas por la policía por el simple hecho de haber nacido en otro país, y activar la simpatía y la solidaridad en nombre de la defensa del respeto y la dignidad de cada ser humano, más allá de su color de piel o lugar de nacimiento. Podemos apoyar a los docentes y su lucha por su dignidad contra los salarios de hambre y al mismo tiempo interrogarnos si el único destino de la enseñanza es la instrucción a los jóvenes en criterios de “ciudadanía democrática”, metabolizando el egoísmo y la meritocracia. ¿O será posible educarnos en el reconocimiento de las tensiones e intenciones mejores que tenemos a disposición los humanos, en valores benéficos y libertarios alternativos a la asesinabilidad de los Estados? Si partimos de las exigencias de quienes están sufriendo mayormente la opresión y  de las esperanzas de quienes la están afrontando más coherentemente, podemos buscar caminos alternativos que impliquen hacer cuentas también con los límites, a veces graves, que vienen desde abajo. ¿Será posible que así empecemos a imaginar, proyectar y actuar en pos de la pacificación de los de abajo y el respeto por nuestra común humanidad diferente?



Podemos elegir



  • ¡Luchar por terminar con el gobierno de Macri- Bullrich y su plan de hambre y represión!



  • Activar nuestros mejores recursos, la conciencia y la práctica independiente y solidaria: nuestra capacidad de ser protagonistas del propio camino, uniéndonos a otros por fuera y contra los mecanismos sofocantes de las instituciones del Estado y del mercado



  • No aceptar atajos políticos. Ni maniobras de ajedrez para propiciar el “retorno de la Jefa”, como pergeñan kirchneristas y chavistas; ni “Asamblea Constituyente”, como intenta la izquierda política para ensanchar las fronteras de la democracia sistémica y así seguir participando de sus mecanismos



  • Exijamos a los dirigentes sindicales y referentes sociales la convocatoria a una huelga general. La misma podrá generar las condiciones, encontrar los lugares y los tiempos para elegir de manera directa y en asambleas cuál puede ser la mejor salida



logo cs 2b

facebook/comunasocialista.arg – comunasocialistaarg.wordpress.com


comunasocialista.arg@gmail.com - Tel. 3535-9273 – Fraga 771 CABA