Ir al contenido principal




Macrismo (y Pichetto) racistas, ustedes son los terroristas. Construyamos solidaridad humana y antirracista

Las declaraciones de Patricia Bullrich, Pichetto y el Ministro del Interior Frigerio frente a la detención, durante la repudiable represión del 24 de octubre, de cuatro personas de nacionalidad venezolana, turca y paraguaya no dejan lugar a dudas: cada vez que pueden, los Estados destilan todo su veneno racista y xenófobo. Estas proclamas decadentes e insultantes a la dignidad humana se inscriben en jornadas en las que el gobierno y sus aliados aprobaron el presupuesto 2019 que promete más ajuste y padecimientos para las mayorías. Sin embargo, estas declaraciones no tienen solamente el objetivo de buscar chivos expiatorios para encubrir la evidente defensa del macrismo de los intereses económicos de las minorías en acuerdo con el plan del FMI: más bien expresan que todos los Estados son intrínseca y estructuralmente racistas. Desde ya también el argentino, que se fundó sobre el genocidio de los pueblos originarios y difunde la idea de una composición “blanca y europea” por las corrientes migratorias del pasado que poco tiene que ver ya con la realidad continental. Esta situación la padecen cotidianamente nuestros/as hermanos/as inmigrantes, cotidianamente perseguidos y hostigados por las fuerzas represivas, en especial la comunidad senegalesa.


Estos dichos son intolerables y debemos rechazarlos claramente porque también tienen el objetivo de dividir a las personas en función de su color de piel y sus diferencias étnicas y culturales. Un problema que puede agravar la disgregación y la violencia de las sociedades coaccionadas por los Estados en donde impera la ajenidad y no el conocimiento respetuoso y recíproco, la enemistad y no la sociabilidad enriquecedora. Son muy preocupantes las expresiones del racismo extendido popularmente, como así también la más que probable victoria electoral de Jair Bolsonaro en Brasil, candidato de la xenofobia, el racismo, la misoginia y el odio y también el crecimiento de las derechas europeas y en EE.UU. Al mismo tiempo, señales de esperanza nos provienen de las muestras de solidaridad que la caravana de inmigrantes hondureños/as está recogiendo de camino por México, algo que está tratando de ser desactivado rápidamente por los Estados de la región.


Somos una humanidad común, con diferencias a su interior que pueden ser un motivo de enriquecimiento y contaminación positiva. El mundo entero es el hogar de todos/as y cada uno/a y nadie en él es extranjero. Probemos dar batalla por el derecho de todos/as los/as inmigrantes y los/as refugiados de encontrar hospitalidad y afecto allí donde busquen una vida mejor. Combatamos la ignorancia que impide pensarnos en términos de humanidad y que sostiene el racismo que proviene desde abajo. Paremos inmediatamente esta ola de racismo y xenofobia que avanza no sólo en Argentina sino, desgraciadamente, en todo el mundo.



¡Por la solidaridad sin fronteras! ¡Sigamos construyendo comités solidarios antirracistas!

¡La Tierra es de todos y todas! ¡Nadie es extranjero!

¡Por la libertad de expresión y manifestación, sin racismo ni deportación!

Participemos de la Charla-Debate “Solidaridad sin fronteras” promovida por el Comité Solidario Antirracista y Antirrepresivo el Martes 6/11 en la Facultad de Filosofía y Letras (Puán 480) a las 19.00 hs

COMUNA SOCIALISTA