Ir al contenido principal




Burocracia sindical, traicioneros sin máscaras


Ya son más de 320 mil los/as trabajadores/as (registrados/as) que, desde el inicio de la cuarentena, se ven perjudicados/as por despidos, suspensiones o reducciones salariales. La voracidad y mezquindad de la burguesía –nacional e internacional– es capaz de hundir en la pobreza a millones de personas con tal de salvaguardar sus privilegios y ganancias. Pero si pueden hacerlo, es porque cuentan con la complicidad descarada de la burocracia sindical, históricamente peronista. Botón de muestra es el Sindicato de Petroleros Privados, que opera en Vaca Muerta, que presentó un vergonzante “plan” de rebajas salariales y suspensiones de empleos muy bien recibido por la patronal. Por el mismo camino van SMATA, UOCRA y el Sindicato de Empleados de Comercio. Negocian con los empresarios y traicionan abiertamente (una vez más) a los/as trabajadores/as.  El DNU dictaminado por el gobierno de Fernández prohibiendo los despidos no generó rispideces significativas con el sector empresarial. Ambos sabían de contar con el histórico rol de las burocracias para intentar contener y aplastar a quienes, con coraje y dignidad, comienzan a denunciar esta grave situación.

A. G.