Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2021




Vacunas, Estados y multinacionales farmacéuticas

  Vacunarse contra el Covid-19 es necesario y sería bueno hacerlo lo antes posible. Al mismo tiempo, observar lo que está ocurriendo en el mundo nos permite tener en cuenta un par de cosas útiles sobre las vacunas. Poderse vacunar amenaza con convertirse en un privilegio: los países (es decir, los Estados) más poderosos y ricos están acaparando una gran porción de las vacunas en producción. De esta forma, la parte más pobre de la población mundial peligra con acceder a la vacuna demasiado tarde o de no acceder en lo absoluto: esto representa una amenaza para ellos/as y para toda la humanidad, considerando que el virus no conoce fronteras y seguirá circulando si no es erradicado en todas partes. El egoísmo nacionalista de los Estados amenaza con impedir que la lucha contra el Covid sea eficaz y rápida, como sería necesario y también posible. Desde el comienzo de la pandemia, en lugar de una útil y fructífera cooperación científica sin fronteras que valgan ante un peligro común, lo

Pateras caribeñas

  Visto el desastre crónico de la vida en Venezuela, así como la descomposición y la violencia social, la mayoría de las personas que deciden emigrar (más de cinco millones los últimos años) lo hacen a pie, caminando grandes distancias si es necesario. Una porción cada vez mayor elige cruzar con precarias embarcaciones los pocos kilómetros de Mar Caribe que separan al país de la isla de Trinidad y Tobago. No todos lo logran: en diciembre una de estas embarcaciones naufragó y 28 personas perdieron la vida, apareciendo luego sus cuerpos en las costas del pueblo de Güiria (Venezuela). Los que consiguen llegar son detenidos por las autoridades trinitenses para su veloz deportación, bebés incluidos. En muchas ocasiones hemos hablado de los seguidores del chavismo, dentro y fuera de Venezuela, que de forma canalla justifican la censura y la represión de la dictadura de Nicolás Maduro e ignoran o tratan de esconder el sufrimiento de la población. Estos hechos también indican la hipocresía de

Después de los hechos del Capitolio: ¿qué es hoy la democracia?

Después de la dramática farsa del asalto al Capitolio, es hora de plantearse esta pregunta. La cuestión va más allá de los confines norteamericanos: atañe a todos los países que se proclaman democráticos y cuenta con una magnitud tan histórica como urgente. Potenciales emuladores de Trump vagan por Europa y alrededores: Le Pen, Salvini y Vox son solo algunos ejemplos, para no hablar de Orban y Erdogan. Mentiras y delirios “sociales” que alimentan fantasías violentas y conspiracionistas de los sectores más retrógados de las poblaciones que se difunden. Maníacos que desearían negar al género femenino y abolir la historia y sus huellas que se alzan. Prepotencias y asesinos machistas que se multiplican. Bandas armadas racistas o integralistas que están al acecho. El actuar violento y unilateral de las fuerzas represivas que jamás se detuvo, más bien lo contrario. Fenómenos observables por doquier que remiten a la auténtica profundidad de toda democracia: la naturaleza patriarcal, bélica

Los retrógrados a las órdenes de Trump y las exigencias del mejor Estados Unidos

Lo que está ocurriendo en los Estados Unidos no tiene precedentes. Un punto de no retorno en la crisis de la ya en pedazos democracia sistémica, lo que puede allanar el camino para nuevos peligros incluso en el corto plazo. Ayer, en uno de los momentos más importantes y solemnes del rito democrático (la ratificación de la elección del nuevo presidente), el mundo vio al Congreso de los Estados Unidos ceder ante la irrupción en el edificio de grupos de personas bajo las órdenes del ex presidente Trump que estaban allí reunidas de a unos miles. La horda de palurdos que ocupó el Capitolio por algunas horas no fue algo que se le fue de las manos al cabecilla de los retrógrados que todavía está en la Casa Blanca: por el contrario, fue preparado e incitado por él, arengando en la manifestación “Save America” de las horas previas con palabras rencorosas y vengativas. Trump es el responsable directo de las acciones de sus partidarios. Desembocó en una acción torpe pero no por ello menos peligro

Ataque al Capitolio en Washington: un intento golpista democrático

Miércoles, 6 de enero de 2021. Pocos miles de personas, que llegaban de una manifestación en Washington de apoyo a Trump, alcanzaron el Capitolio y entraron violentamente en su interior. Pudieron hacerlo gracias a la insólita y sospechosa falta de preparación de las fuerzas del orden –incluso con su complicidad– e interrumpieron la sesión del Congreso, que estaba certificando la victoria de Biden. Este ataque, fomentado por el llamamiento que poco antes había dirigido Trump a sus acólitos, es una consecuencia concreta de sus acusaciones, sin pruebas, sobre un resultado electoral presuntamente trucado. Sólo cuando se ha encontrado en un callejón sin salida –a la vista del carácter improvisado e irresponsable de este ataque y de las reacciones adversas de gran parte del establishment republicano y de la reacción, si bien floja, de Biden–, Trump pidió a sus "patriotas" que se retirasen, sin dejar de todas maneras de demostrarles su solidaridad. El ataque al Capitolio causó cuatr