Ir al contenido principal








Senegal: una crisis social antes que política

Por Mamadou Ly. 

Desde los primeros días de marzo, Senegal vive al ritmo de manifestaciones e intervenciones violentas de las fuerzas del orden que han causado muchas muertes (entre 5 y 11 según las fuentes), enfrentamientos, destrucciones y saqueos. Por el momento, existe una tregua relativa pero la situación continúa tensa.

Lo que desencadenó el caos fue la acusación de violación y amenazas de muerte presentada por una mujer, Adji Sarr, contra Ousmane Sonko, líder del partido Pastef y figura destacada de la oposición al actual presidente Macky Sall. La denuncia y la apertura de un proceso suscitaron la reacción del Pastef, que teme un complot contra su líder arrestado por “manifestación no autorizada”, hecho que desencadenó las protestas. Sonko fue luego excarcelado y hoy está en libertad condicional.

De las movilizaciones también forman parte otras formaciones que no necesariamente apoyan a Sonko pero que temen un intento de liquidar un adversario político por la vía judicial, tal como ha ocurrido dos veces en el pasado reciente, y denuncian un giro autoritario. Pero en Dakar y en otros lugares, han colmado las plazas muchos sectores sociales, muchísimos jóvenes, movidos también por otras exigencias. Se trata de sectores despiertos y reactivos que atraviesan asociaciones, colectivos, cooperativas, etc., que a menudo se hacen cargo de lo que el Estado debería hacer, pero no hace o hace muy poco en el ámbito de la educación, de la salud o del apoyo a los más débiles. Son sujetos en primera línea, comprometidos y conscientes de la gran precariedad en la que viven millones de senegaleses. Una precariedad exponencialmente agravada por la pandemia y por las restricciones impuestas para enfrentarla desde el punto de vista sanitario, que, sin embargo, pesan sobre la economía informal a la que muchos recurren para vivir; en primer lugar, jóvenes con pocas perspectivas. Muchos habían confiado en Macky Sall: se han desilusionado fuertemente y con rabia le están exigiendo un cambio de dirección.

11/03/21