Ir al contenido principal




Quiénes somos


Manifiesto humanista socialista revolucionario
Quiénes somos y hacia dónde vamos

¿Por qué humanistas?
Porque pensamos que todos los seres humanos tenemos aspiraciones y búsquedas que se pueden orientar conscientemente para que se realicen para el bien de cada persona y de toda la humanidad. Las señales más nítidas de esta potencialidad provienen de las mujeres, primeras en la “creación” paciente de la vida cotidiana y su cuidado.
Los poderosos del mundo son el principal obstáculo para que las personas puedan afirmar plenamente lo mejor de su humanidad y tener una existencia digna, por lo tanto, ser humanistas es hacer una elección ética: la de estar siempre e incondicionalmente del lado de los oprimidos, es decir, quienes sufren la violencia y la prepotencia del sistema y sus aliados de todo tipo.

¿Por qué socialistas?
Porque ser socialistas implica comenzar a experimentar conscientemente que el propio bien se alimenta y se enriquece del bien de los demás. Nuestro socialismo brota del humanismo y lo cualifica: depende del protagonismo libre de personas que ponen en común las mejores facultades humanas, estimulándolas cada vez más.
Partiendo del reconocimiento de que nuestra humanidad -eligiéndolo- puede cambiar, queremos comenzar a construir relaciones y comuniones tendencialmente socialistas desde ahora. Transformando positivamente las relaciones humanas en función de valores éticos, es posible una nueva distribución de los medios materiales y la socialización de los medios de producción como elección libre en pos del bien de todos.

¿Por qué revolucionarios?
Ser revolucionarios hoy implica apoyar las revoluciones de la gente común como las que han protagonizado recientemente los hombres y mujeres de Siria y Egipto. Para nosotros esto ha significado aprender de ellas sin olvidar sus contradicciones y construir solidaridad con la causa de los revolucionarios.
Además, ser revolucionarios es rehabilitar día a día las mejores cualidades humanas para hacerlas prevalecer luchando de manera adecuada e implacable contra todos los Estados y sus instituciones, principales enemigos del socialismo y la revolución, que solo podrán realizarse basados en la comunión en la cual cada persona es protagonista. Esto también comprende la denuncia incansable de la mentira reaccionaria chavista que, en nombre de un supuesto socialismo, regimenta a la sociedad desde arriba y reprime cualquier iniciativa independiente desde abajo. Vivir como humanistas socialistas hoy comprende la elección de ser revolucionarios.

(documento aprobado en nuestra II Conferencia de junio de 2014)