Estatales de Córdoba: conocernos y unirnos desde abajo

 



Federico Sanders

Crece la incertidumbre sobre nuestra estabilidad laboral y económica, y desde el gobierno Nacional y Provincial atacan nuestra dignidad con cada declaración, decreto y ley. Frente a esto, muchas personas preocupadas buscan afrontar la resignación encontrándose. Así sucede en el Museo Nacional de Alta Gracia, Córdoba. El último mes realizamos una serie de asambleas para pensar la mejor manera de no dejarnos apabullar y de reaccionar juntos. Se trata de un desafío que implica aprender a escucharnos, dialogar, conocernos con paciencia y saber discutir con respeto.

Además, estamos organizándonos y coordinando con otras organizaciones sindicales y de trabajadores de la cultura para enfrentar el ajuste, el DNU y la Ley Ómnibus. Participamos del paro del pasado 24 de enero en la columnadel Cordobazo Cultural junto a trabajadores de otros museos, artistas, estudiantes, brigadistas voluntarias contra los incendios, etc.

Sin embargo, es una unión que recién comienza y puede desarrollarse mucho. Estos ámbitos pueden ser solo de resistencia y reclamo, o bien de afirmación positiva sobre la base de la reflexión y el crecimiento común. Esto es más aún importante cuando la “batalla cultural” que propone Milei es muy clara: individualismo, prepotencia machista y mercantilización de todos los aspectos de la vida. Se valen de la emotividad fugaz que se desparrama a través de las redes sociales y de fragmentarnos bajo la lógica del “sálvese quien pueda”. Frente a esto, las asambleas pueden ser el espacio en el que desafiemos esta incultura, en el que nos tomemos el tiempo necesario para pensar y decidir juntos las medidas de lucha e ir más allá de las apariencias superficiales, donde construyamos mejores relaciones y otras lógicas de cooperación y solidaridad.