Asamblea de Jóvenes de Izquierda Espartaco: en la marcha universitaria del 23 de abril luchemos por el presupuesto y elijamos qué educación queremos

A continuación reproducimos la declaración de Espartaco: Asamblea de Jóvenes de Izquierda hacia la marcha educativa de este martes 23/4.

Marcha universitaria del 23 de abril

Luchemos por el presupuesto
Elijamos qué educación queremos

El ataque del gobierno a las universidades públicas y, por lo tanto, a la posibilidad de estudiar y de enseñar libremente es intolerable. El próximo 23 de abril, queremos participar de la marcha universitaria para exigir que el Estado garantice el financiamiento total de la educación libre y gratuita, pero también para denunciar el carácter reaccionario y liberticida de este gobierno. Como bien explicó Benegas Lynch, la concepción detrás del vaciamiento presupuestario es que el acceso a la educación sea solo para los que tienen plata.
Creemos que la burguesía busca instruirnos en valores opresivos a través de la educación. Por eso, nos enseñan a memorizar más que a reflexionar, a competir más que a compartir, a ser ciudadanos sumisos en vez de aprender a ser mejores personas. Pero este gobierno quiere ir aún más lejos: cuando Milei habla del “adoctrinamiento” en las universidades públicas, lo que en verdad no puede tolerar es que exista la posibilidad de pensar diferente. Por eso censura, extorsiona y reprime. No hay plata para la educación, pero sí para operativos policiales y aviones de combate.
No podemos permitir este ataque. Es necesario que reaccionemos juntos. A pesar de que el sistema educativo burgués esté en decadencia y no responda a nuestras exigencias más profundas, esto no impide que los colegios y las universidades sigan siendo lugares en los que cientos de miles de jóvenes se conocen, se hacen amigos, aprenden juntos e incluso se organizan para luchar por lo que les parece justo. Queremos defender estos espacios para que sigan abiertos, sean gratuitos para todos (argentinos o no), y ofrezcan condiciones dignas de trabajo. Pero no nos olvidemos de los desafíos que tenemos los jóvenes: si queremos que los ámbitos de estudio sean de encuentro, conocimiento y reflexión necesitamos hacer cuentas con los problemas que nos plantean las lógicas académicas, el relativismo moral y la influencia negativa de las tecnologías ligeras en nuestra conciencia.
Marchar juntos por el presupuesto universitario es una premisa fundamental para que los propios protagonistas de la educación (estudiantes, docentes y no docentes) podamos, si lo elegimos, debatir libremente sobre qué educación queremos. ¿Será posible educarnos en el valor de la vida, para defenderla y buscar mejorarla? ¿Puede la educación estimular una convivencia mejor entre géneros, etnias y generaciones para desafiar el machismo y la discriminación? ¿Y a respetar la naturaleza? ¿Cuánto mejorarían nuestras disciplinas si partieran de un reconocimiento explícito de la humanidad común y diferente que somos, contra todo negacionismo y nacionalismo?

¡Por el total financiamiento estatal de la educación, en todos sus niveles!

¡Acceso libre y gratuito para todas y todos! ¡Condiciones dignas de trabajo!

¡Fuera las manos del Estado de los contenidos de la educación!