Un 1 de Mayo unitario contra la derecha



 

Ignacio Ríos


Este 1 de mayo, en el Club Paraguayo de la Ciudad de Buenos Aires, las organizaciones Poder Popular, Opinión Socialista, Resistencia Socialista y Colectivo Reagrupando, junto con nosotras/os de Comuna Socialista, realizamos un acto conjunto, de debate y confraternización. También estuvieron presentes una delegación de la LSR y un compañero del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) de Francia, además de otros invitados.

Con estas organizaciones, venimos intercambiando y trabajando juntos desde el 24 de marzo, cuando vimos con preocupación que la mayoría de la izquierda, y en especial los partidos del FIT-U, no estaban facilitando la celebración de una marcha unitaria en defensa de los derechos humanos contra el discurso negacionista de Milei, Villarruel y compañía al priorizar sus intereses político-electorales.

Los grupos que dimos vida a esta jornada estamos unidos en una sensibilidad común frente a los tremendos peligros que conlleva la presidencia de Milei, que no se trata de un gobierno ajustador más. Prácticamente todos los días nos encontramos con hechos que no hacen más que confirmar la amenaza derechista y su impacto a todo nivel. Por eso, nuestra propuesta fundamental en estos momentos –extrayendo inspiración de lo más lúcido del movimiento trotskista en su historia– es construir un frente único de organizaciones para estar en mejores condiciones de defendernos y de combatir por el bien común y la libertad.

En el acto, se hicieron manifiestas estas coincidencias de fondo. También, al tocarse temas como Palestina o la denuncia a la burocracia sindical que se movilizaba ese mismo día, emergieron diferentes enfoques y acentuaciones. No podría ser de otra manera, en tanto organizaciones que se están conociendo y que cuentan con recorridos diferentes y que hasta se referencian en teorías de la liberación distintas. Quizás esto hace del intento algo más valioso todavía y que puede servir de referencia para otros, en un país en el que hay muchas expresiones de izquierda, pero domina la dispersión y la atomización, lo que, en estos momentos, es funcional al gobierno y a las huestes liberfachas.

Esperamos poder continuar con este camino. Ahora queremos constituir y darle forma a este frente único en ciernes y avanzar en la definición de los puntos que nos unen para hacerlo aún más fuerte y extensivo. Es una tarea de primer orden que nos pondrá en mejores condiciones para alentar una reacción y hacer frente a la derecha reaccionaria y liberticida.